Category Archives: CÁNCER DE TIROIDES :

Cáncer de tiroides: síntomas y diagnóstico

En muchos casos se ha detectado el cáncer de la tiroides cuando el paciente acude al médico porque siente un bulto en la garganta. En otras ocasiones, el médico descubre el cáncer durante un chequeo rutinario. Cuando este cáncer empieza a crecer no causa síntomas, pero éstos pueden aparecer a medida que el tumor crece.

Síntomas

Si tienes alguno de los siguientes síntomas acude al médico enseguida. En la mayoría de los casos los síntomas no se deben al cáncer, pero sólo el médico puede determinarlo.

  • Bulto en la garganta o sentirla hinchada

  • Problemas al tragar o al respirar, como si no hubiera suficiente espacio

  • Cambios en la voz, como ronquera que no se va

  • Dolor en la parte delantera del cuello

  • Tos constante que no se debe a una gripe

La visita médica

Durante la primera visita médica el doctor evaluará el problema en base a los síntomas y los resultados del examen físico. Si el médico sospecha que los síntomas pueden deberse al cáncer y si tienes algunos de los factores de riesgos entonces te referirá a un especialista del sistema endocrino, llamado endocrinólogo

Este es el especialista apropiado ya que la tiroides es una glándula endocrina, es decir una glándula que secreta hormonas directamente en la sangre.

Es muy recomendable ir bien preparado para la visita médica para sacarle el mayor provecho y tener un diagnóstico lo más pronto posible. Prepárate para la visita médica de la siguiente manera:

  • Infórmate si hay restricciones: algunas pruebas médicas requieren que te prepares, por ejemplo, hay exámenes de sangre para los cuales la muestra debe tomarse en ayunas. Pregunta si tienes que prepararte de alguna manera para la consulta cuando hagas la cita

  • Anota tus síntomas: días antes de tu consulta, haz una lista de las razones por las cuales vas a consultar al médico

  • Anota cambios en tu vida: incluye cambios en tu rutina usual, y si has pasado por momentos de estrés o cambios recientes en tu vida

  • Anota si tienes familiares que sufren de enfermedades de la tiroides o de cáncer

  • Haz una lista de las medicinas que tomas regularmente, tanto las que necesitan receta como las que no

  • Haz una lista de las preguntas que te gustaría hacerle al médico

  • Pídele a un amigo o familiar de confianza que te acompañe a la consulta para que te de apoyo moral y te ayude a recordar lo que te diga el médico

La consulta médica

El médico conversará contigo primero y te hará preguntas para saber la razón de tu visita y otros detalles personales que le ayudarán a darte un diagnóstico. En este momento las listas que escribiste con anticipación te ayudarán a recordar la información que el médico necesita.

Exámenes de diagnóstico

Para diagnosticar el cáncer de la tiroides el médico hará  una serie de  pruevas  las cuales incluyen:

  • Examen físico: usando su manos, el médico palpará tu cuello buscando bultos en la tiroides o en los ganglios linfáticos cercanos, como los del cuello

  • Exámenes de sangre: no hay exámenes específicos para detectar el cáncer de la tiroides, pero el médico puede hacer pruebas que evalúan como está funcionando la tiroides. Por ejemplo, medir la cantidad de varias de las hormonas que produce como la T3, la T4, la hormona estimuladora de la tiroides, la tiroglobulina y la calcitonina

  • Biopsia: esta es la única manera de saber si el crecimiento se debe a células cancerosas. Usando una aguja fina y hueca, el médico aspirará una muestra del bulto en la tiroides y la enviará a un especialista para que la estudie bajo el microscopio. La muestra se toma en el consultorio con anestesia local

  • Pruebas de imágenes: estas pruebas  permiten crear imágenes del interior del cuerpo  y se pueden hacer de varias maneras:

    • Rayos X

    • Ultrasonido

    • Tomografía computarizada

    • Resonancia magnética nuclear

Estas pruebas también se pueden usar para determinar si el tumor se ha diseminado a otros órganos del cuerpo, es decir el estadio del tumor, lo cual es necesario saberlo para planear el tratamiento.

Estadios

El cáncer de la tiroides puede estar en uno de cuatro posibles estadios identificados con los números romanos I, II, III y IV. Mientras menor sea el número, menos se ha diseminado el cáncer. El cáncer es estadio IV es avanzado.

Cáncer de ovario: síntomas y la consulta médica

El cáncer de ovarios es silencioso, especialmente cuando comienza. Este cáncer no suele dar señales de su presencia cuando empieza a crecer, pero a medida que crece puede producir una serie de síntomas, como los siguientes:

  • Sangrado vaginal que no esperas, por ejemplo períodos irregulares, sangrado más abundante de lo común o sangrado después de haber pasado la menopausia

  • Presión en el abdomen, la pelvis, la espalda o en las piernas

  • Abdomen hinchado

  • Tener nauseas, indigestión, estreñimiento, diarrea o ganas de orinar frecuentemente

  • Sentirse muy cansada todo el tiempo

Estos síntomas pueden deberse a otras razones diferentes al cáncer, pero si están presentes fuera de lo que es normal para ti o si duran por dos o más semanas haz una cita con el médico. La única manera de saber si se deben a cáncer o a otra causa es consultando con un profesional.

¿Hay técnicas para diagnosticarlo temprano?

  • Hay otros cánceres de la mujer, como el cáncer del cuello úterino  para los cuales hay exámenes de detección temprana. El cáncer cervical de puede detectar pronto usando la prueba de Papanicolau, pero esta prueba solo detecta este tipo de cáncer y no otro.Todavía no hay una prueba para detectar temprano el cáncer de ovario y como no suele causar síntomas, puede ser difícil de detectar cuando empieza. Lo mejor defensa en este caso es prestar atención a tu cuerpo. Solamente tú sabes lo que es normal para ti.Por ejemplo, algunas mujeres tienen normalmente períodos con sangramiento abundante, pero otras tienen normalmente períodos con menos sangramiento. En algunas mujeres los períodos usualmente duran más de 5 días, mientras que otras tienen períodos más cortos. Si notas un cambio en lo que es normal para ti, por ejemplo que tus períodos son más abundantes o más largos de lo normal, consulta con tu médico.

    Consulta médica.

    ¿Cuál médico debes consultar?

    Haz una cita para consultar con tu médico general o con tu ginecólogo. (Si tienes seguro de salud, verifica si puedes hacer la cita directamente con el ginecólogo o si necesitas que tu médico general te refiera al especialista)Si tu médico general o el ginecólogo sospechan que tus síntomas se pueden deber a cáncer de ovarios, entonces te referirán a un especialista en cánceres ginecológicos, es decir del aparato reproductivo de la mujer.

    La consulta médica

    La consulta incluirá una entrevista con el médico y un examen físico.Prepárate con anticipación para sacar el mayor provecho de la entrevista. Por ejemplo, el médico te hará una serie de preguntas y tus respuestas le ayudarán a darte un diagnóstico. Anota antes de ir a la consulta las respuestas a las preguntas del médico, por ejemplo:

    • ¿Cuáles son los síntomas que te han llevado a la consulta? Haz una lista de las razones por las cuales has hecho la cita. ¿Dónde te duele? ¿Qué otras molestias tienes que no son comunes en tu cuerpo? Anota inclusive cambios en tu cuerpo que no te parezca que estén relacionados con el problema mayor

    • Anota los cambios en tu vida usual, como por ejemplo fuentes de estrés o cambios en tus rutinas diarias (cambio de trabajo, mudanzas, o pérdidas familiares, o si has empezado la menopausia, por ejemplo)

    • Haz una lista de todas las medicinas que tomas regular o esporádicamente, tanto las que tienen receta como las que no

    • Anota si tienes familiares cercanos que hayan padecido cualquier tipo de cáncer.Especialmente infórmate si tienes parientes cercanos  en ambos lados de la familia y en ambos sexos que han sufrido cáncer de ovario, del seno o de otro órgano femenino. El cáncer de mama masculino y el de próstata son más comunes en las personas con los genes BRC1 Y BRC2  que en las personas sin los genes.

    • Anota si tú has padecido de cáncer, especialmente del seno

    Cuando acudas a la consulta, es buena idea ir acompañada de un familiar o una amiga o amigo de confianza para que te apoyamos inmensamente  y te ayude a recordar lo que te diga el médico. Estudios  han comprobado que tener el apoyo de un buen amigo o amiga ayuda a los pacientes de cáncer a sentirse mejor de manera que ayuda a la recuperación.

    Exámenes de diagnóstico

    Luego de la entrevista, el médico hará un examen físico, y según el resultado, puede recomendar otras pruebas que le ayuden a determinar si tus síntomas se deben a cáncer o a otras causas.Los exámenes de diagnóstico recomendados dependerán de si tienes familiares inmediatos que han padecido cáncer de ovario, del seno o cervical. Sigue leyendo…

    Cáncer de páncreas: prevención y diagnóstico

    Prevención

    El cáncer de pancreas  es difícil de detectar con exámenes físicos cuando está empezando porque el páncreas no está cerca de la superficie del cuerpo. Esto hace que no sea fácil para el médico detectar un tumor pequeño palpando el abdomen. Tampoco hay todavía pruebas de sangre específicas que delaten su presencia, aunque hay esperanza de que existan en el futuro.

    Pero hay otras maneras para tratar de ganarle la delantera. Por ejemplo, si bien no puedes cambiar tu historia familiar, los otros factores de riesgo están bajo tu control.

    • Si fumas, deja el avito

    • Si  tomas en exceso  recuerda que el alcohol puede causar pancreatitis, la cual es un factor de riesgo

    • Si tienes diabetes  sigue tu tratamiento religiosamente

    • Si tienes sobre peso piérdelo con dieta y ejercicio

    • Está al tanto de tus antecedentes familiares. Si tu padre, tu madre o alguno de tus hermanos o hermanas lo ha padecido, entonces es recomendable mencionárselo al médico.

    Modificar tu estilo de vida no garantiza que no sufrirás de cáncer , pero reduce tu riesgo marcadamente.

    Además, el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades indica que hacerse chequeos médicos anualmente puede ayudar a detectar problemas temprano. Por ejemplo, pruebas de sangre que indiquen si el páncreas u otros órganos están funcionando o no a niveles normales podrían avisar de algún problema a tiempo de tratarlo antes de que sea más serio.

    Pruebas de diagnóstico

    Examen médico

    Si padeces alguno de los síntomas del cáncer del páncreas el médico realizará una serie de exámenes con el fin de determinar  las cosas  empezando por conocer tu historia médica. Prepárate para darle al médico información que le ayude a diagnosticar tu problema pensando por adelantado en las respuestas a preguntas como:

    • ¿Tienes familiares inmediatos que sufren o han sufrido este cáncer?

    • ¿Cuánto tiempo has tenido dolor?

    • ¿Es el dolor severo y qué lo empeora o lo mejora?

    • ¿Dónde te duele exactamente?

    • ¿Has perdido peso o apetito, te sientes muy cansado siempre, tienes otros síntomas?

    El médico te hará un examen físico completo, incluyendo tratar de palpar un tumor en el abdomen, observar el color de tus ojos, la piel, la orina y las heces. También palpará el hígado y los ganglios linfáticos en el caso de que el tumor se haya diseminado.

    Pruebas de imágenes

    Tomografía computarizada (CT o CAT scan)

    Esta prueba toma múltiples imágenes de todo o de una parte del cuerpo a diferentes niveles de profundidad usando rayos X. Luego, una computadora combina estas imágenes de manera que parece que se hubieran hecho una serie de rebanadas del órgano que permiten ver si hay un crecimiento anormal en alguna parte.

    Resonancia magnética (MRI)

    Las imágenes en este caso se obtienen usando ondas de radio y magnetos muy poderosos. Sin causar daño, el cuerpo absorbe esas radiaciones y las devuelve al equipo en forma de patrones que dependen del tipo de tejido. Los patrones de tejidos sanos se ven diferentes que los de los tejidos enfermos, lo cual permite al médico determinar si hay un tumor.

    Ultrasonido

    Esta prueba utiliza ondas de sonido para producir imágenes del interior del cuerpo, tal como se utiliza para ver el desarrollo del feto. Para diagnosticar cáncer del páncreas se recomienda el ultrasonido endoscópico. En este caso se introduce un tubo de fibra óptica delgado y flexible por la boca siguiendo la ruta de los alimentos a través del esófago, el estómago y el intestino delgado. Luego, se enfoca el endoscopio en la dirección del páncreas para tomar imágenes de cerca, lo cual puede revelar la presencia de tumores, inclusive los pequeños.

    La Sociedad Americana contra el Cáncer reporta que el ultrasonido endoscópico es una de las mejores maneras de ver el páncreas; mejor que la tomografía computarizada para detectar tumores pequeños. Otra ventaja del ultrasonido endoscópico es que si se encuentra un tumor se puede tomar una muestra inmediatamente para una biopsia.

    Biopsia

    Las pruebas anteriores pueden revelar la presencia de un tumor, pero no indican si se trata de un crecimiento canceroso o benigno. Esto se determina con una biopsia, la cual consiste en estudiar una muestra de las células del tumor bajo el microscopio.

    Para diagnosticar el cáncer del páncreas se utiliza con frecuencia la técnica de aspiración con una aguja fina. El médico inserta la aguja a través de la piel dentro del páncreas guiado bien sea con ultrasonido endoscópico o con imágenes obtenidas mediante tomografía computarizada. Con la aguja, el médico aspira una muestra del tumor, la cual se entregará a un patólogo especialista en el diagnóstico de cáncer. La biopsia es la única manera de asegurar que el crecimiento es canceroso.

    Las pruebas de diagnóstico también ayudan a determinar es estadio de desarrollo del tumor, es decir si está circunscrito al páncreas o si se ha diseminado a otros órganos. Esta información es esencial para prescribir el mejor tratamiento.